Fiestas

  • Imprimir

 

Celebra Ibros su fiesta grande el 3 de mayo, coincidiendo con el tradicional “Día de La Cruz”, fecha en la que se festeja y venera por todo lo alto a la patrona Nuestra Señora de los Remedios, la que popular y cariñosamente es conocida como “La Remediadora”.

El día anterior a la fiesta la imagen de la Virgen es procesionado por un itinerario que simula el traslado hasta el templo parroquial desde su desaparecida ermita,Se cree que era la antigua parroquia, quedando como ermita tras el traslado al nuevo templo mandado construir en 1522 por el entonces obispo Sarmiento de Mendoza, se celebra el día tres la solemnefiesta religiosa y la procesión en su honor.

Como toda advocación mariana que va estrechamente unida a las señas de identidad de un pueblo, la Virgen de los Remedios de Ibros no está exenta de una historia entroncada en una piadosa leyenda que se remonta a los tiempos de la dominación árabe, cuando los ibreños, temiendo que la imagen fuera profanada por las tropas musulmanas, decidieron esconderla, para lo cual la enterraron. No será hasta los primeros años del siglo XVIII cuando un ibreño que sacaba barro para el tejar que un baezano tenía en lo que hoy se conoce como la Huerta de la Virgen, se encontró con una campana que al levantarla dejó ver en su interior la imagen mariana.

Evidencia este hecho del hallazgo de una figura sacra oculta dentro de una campana, la pervivencia de antiguos ritos precristianos dedicados a la Diosa Madre, lo que puede ser otro indicio, esta vez de carácter etnológico, de la antigüedad del establecimiento de una comunidad humana en lbros. Nos sigue diciendo el relato de Ibros que el dueño baezano del tejar quiso llevarse la imagen a Baeza, a lo que se opusieron los ibreños, pero en tres intentos que hizo de transportarla a la vecina ciudad, aquélla retornaba a Ibros de forma milagrosa, lo que fue tenido por todos como el deseo irrevocable de la Virgen de quedarse entre quienes la hallaron.

Pero el ciclo festivo de lbros, dado su carácter agrícola, comenzaba con San Antón, donde ese mismo día se encendían hogueras y se bendecía a los animales, fiesta y costumbre que se han recuperado en los últimos tiempos. Muy arraigada, sin embargo, es la fiesta denominada de Santobastián”, dedicada a San Sebastián –el 20 de enero–, cuando los ibreños tienen por costumbre ir al campo a almorzar con sus parientes y amigos, quedando en el recuerdo aquel único menú de otros tiempos de una rosca de pan con un chorizo y una naranja.

La Fiesta del Carnaval, que durante un largo periodo de tiempo había estado aletargada, con la llegada de la democracia, ha ido tomando un auge importante, materializándose en los últimos tiempos en una gran participación de la ciudadanía.

Muy curiosa y antigua es la denominada costumbre del “Viernes de Lázaro”, que tenía lugar, hasta que en 1983 perdió su esplendor primitivo al no ser permitida por maestros y educadores, el viernes anterior al “de Dolores” y siguiente al cuarto domingo de Cuaresma, cuando es leído en la misa el pasaje evangélico de la resurrección de Lázaro. La antigua costumbre consistía en que los niños iban a la escuela con la cara manchada de tizne y con gorros hechos con papeles de colores, y las niñas con generosos lazos del mismo material, y ofrecían regalos a sus maestros, consistentes en hortalizas, dulces caseros, aceite, huevos y otras viandas, y llegado el caso hasta sobres con dinero, invirtiéndose a cambio los roles en el estatus escolar durante toda esa jornada en la que mandaba la chiquillería, quien estaba dispuesta a hacer todas aquellas diabluras que otros días no les eran consentidas, como subirse a los pupitres y vaciar los tinteros.

En mayo los agricultores celebrarán la festividad de San Isidro Labrador, siendo costumbre también festejar a San Pascual, quien en sus años mozos, antes de tomar el hábito franciscano, fuera pastor de ovejas, llevando la imagen de la Virgen grabada en la empuñadura de su cayado, según nos cuenta la tradición.

Tiene Ibros como patrón a San Antonio de Padua, en los últimos tiempos el Ayuntamiento ha recuperado junto con la hermandad de este Santo la fiesta en su honor, procesión del mismo y las celebraciones lúdicas, como la verbena que se celebraba antaño y  últimamente la diana floreada, amén de otras actividades para niños que han supuesto  una revitalización de esta fiesta.

 

Programas de Fiestas

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar los servicios, obtener información estadística, mostrar publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, así como para programas de afiliación. Consideramos que aceptas la Política de cookies si sigues navegando.

Cookie